Pastas de almendra

Pastas de almendra

Octubre llega a su fin entre días lluviosos que nos recuerdan que a pesar del buen tiempo que veníamos disfrutando nos encontramos en pleno otoño. Y fiel a su cita con el último lunes de cada mes llega el reto dulce de Tia Alia.

El reto dulce propuesto para este mes han sido unas deliciosas pastas de almendra. Unas galletas en apariencia muy simples, con sólo 3 ingredientes: almendra, azúcar y yemas de huevo. Simples en apariencia, pero con un sabor brutal debido a la gran cantidad de almendra que llevan. Crujiente en el exterior, con un aspecto craquelado, y ligeramente húmedas en el interior su sabor recuerda un poco al mazapán por el marcado sabor a almendra. Simplemente deliciosas.

Este mes al igual que el mes pasado he participado en los dos retos. Podéis ver aquí la receta del reto salado: Huevos en mouse, flanes salados de jamón y queso.

Logo reto tía Alia
Pastas de almendra

Cuando vi la receta por primera vez me llamó la atención que estas pastas eran muy similares a los amaretti italianos, con la diferencia de que estas pastas emplean la yema del huevo para cohesionar la almendra y la harina, mientras que los amaretti emplean la clara. Dos riquísimas variedades de pastas que se complementan perfectamente para aprovechar el huevo en su totalidad.

Aunque la receta original indicaba que se formaban empleando la manga pastelera como la masa era muy espesa y agradable de trabajar con la manos he decidido darle una forma similar a los amaretti, pequeñas bolitas de pasta que se aplastan para formar discos gruesos.

Pastas de almendra

Ingredientes
Pastas de almendra
  • 200 gramos de almendra cruda.
  • 200 gramos de azúcar.
  • 3 yemas de huevo grandes.

Preparación
Pastas de almendra

Pelar las almendras en el caso de que tengan cáscara. Si cuesta eliminarla suele facilitar la tarea si se escaldan las almendras durante unos segundos en agua hirviendo.

Ponerlas en el recipiente en que las vayamos a triturar. Añadir el azúcar.

Triturar hasta reducir las almendras a polvo.

Yo he empleado el procesador grande de la batidora, pero puede servir una batidora normal o incluso el molinillo de café. En este caso trituramos por tandas las almendras mezcladas con azúcar y las vamos poniendo en un bol en el que luego añadiremos las yemas.

Una vez que esté bien triturado añadir las yemas una a una, esperando a que esté bien integrada antes de añadir la siguiente.

Al mezclar las yemas a mano o con un procesador da la sensación de que la mezcla es muy seca y está suelta, pero si apretamos un poco de masa entre los dedos vemos que se compacta bien.

Forrar una bandeja de horno con una lámina de papel antiadherente.

La receta original de Tía Alia indica que la masa se pone en una manga pastelera, pero a mí me ha parecido que era demasiado espesa para la manga. Como parecía una textura agradable para moldearla a mano he decidido darles forma un poco al estilo de los amaretti italianos.

Tomar porciones de masa de unos 20 o 25 gramos y darles forma redonda haciéndolas rodar entre las palmas o sobre el papel de horno. Ponerlas sobre la bandeja y aplastarlas un poco con los dedos para formar discos gruesos.

Continuar hasta moldear toda la masa. Con este tamaño me han salido 20 pastas.

Hornear en la parte media del horno precalentado a 180ºC durante 12 minutos. A pocos minutos del final he subido la bandeja un poco más arriba para que se doraran ligeramente.

Sacar la bandeja del horno y dejar reposar las galletas sobre la bandeja durante 5 minutos. Pasar a una rejilla hasta que se enfríen completamente.

Pastas de almendra

Detalle de una pareja de galletas, con su crujiente corteza craquelada.

Pastas de almendra

Deliciosas para acompañar un café.

Pastas de almendra

Comentarios

  1. Pues te han quedado estupendas, yo las hice con la manga y era un poco sudar la gota gorda. Unas pastas deliciosas que sin duda repetire, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cuando vi la pasta tan espesa no me atreví a meterla en la manga (no es mi fuerte precisamente) y lo cierto es que es una pasta muy agradable para trabajarla con las manos. Y con un resultado delicioso.

      Eliminar
  2. Me encanta la forma que le has dado, completamente naturales. Tienen que estar riquísimas!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que con tanta almendra han quedado deliciosas. Y además con esa forma son sencillísimas de hacer.

      Eliminar
  3. Tan redonditas.. Se parecen mucho a las mías! Te han quedado geniales!

    No conocía tu blog, por aquí me quedo ;) Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al blog!
      Al principio pensé en rebozarlas en azúcar glass. Al ver las tuyas me ha quedado claro que habría sido buena idea y que así tan blanquitas quedan preciosas.

      Eliminar
  4. Acabo de descubrir tu blog, gracias al reto, y me ha conquistado. Las pastitas han quedado de lujo, yo me dejé las manos con la manga, y eso que puse mayor proporción de yema... la próxima vez las hago así, gorditas, que con lo ricas que están deben ser un bocado insuperable...

    ResponderEliminar
  5. Otra versión magnífica...me encanta la presentación que has hecho.
    Un besote muy fuerte,
    Mar

    ResponderEliminar
  6. Hola tocaya, no puedo dejar que llegue el día de publicación del próximo reto sin visitar los blogs que me quedan. No llego a nada desde que estoy en la Escuela de Hostelería pero no desisto en mi empeño por dedicaros el tiempo que merecéis.

    Tus pastas se ven deliciosas, rústicas 100%. Me comería una ahora mismo para matar ese gusanillo que me suele picar a estas horas de la noche y que termino atacando con una onza de chocolate pero, sinceramente, preferiría una de tus pastas.

    Gracias por participar en el reto y hasta pronto !!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario